sábado, 30 de enero de 2010

Ya está una versión más atrevida de cuentos de pura piel


"Yo tengo una fantasía sexual...y quiero cumplirla"
Muchas veces las fantasías sexuales son eso...una fantasía, una idea persistente que excita al pensarla y que mientras no se cumpla más excita. Traspasar esa frágil línea entre lo que se desea que suceda y lo que no debería hacerse, por prejuicio, educación, tabú, moral, es, en verdad, el clímax de de un evento que puede suceder si se dan, al mismo tiempo, los elementos que hacen falta: el momento preciso, el ambiente pensado, la persona adecuada o las personas ideales. La tentación estará esperando.
En esta edición ofreceremos el testimonios real de algunas chicas de varias regiones de América Latina, que aceptaron a responder vía email, las preguntas: ¿Cuál es tu fantasía sexual? ¿La has cumplido? Ellas sólo dfieron su nombre su edad y el país o ciudad donde viven. A continuación los relatos, quizás te puedas identificar con algunas de estas fantasías.
Delia. 25 años.Caracas. Venezuela. "Mi fantasía más traviesa, era sentir que un hombre maduro, mucho mayor que yo, me fuera seduciendo con malicia...que me quisiera hacer "maldades" en la cama, que me quitara cualquier resto de inocencia. Siempre tuve esa idea en la mente, sentirme sumisa, eso me excitaba. Pues un buen día, en una empresa en que trabajaba, ese hombre apareció, para colmo era mi jefe, yo tenía 21 años. Yo no era virgen, no del todo, y ese hombre terminó haciéndome de todo. Cumplí esa fantasía. La disfruté"
Verónica. 28 años. México. DF. "Me da cierta verguenza relatarla, pero ni modo. Cuando era una chava, como de 16 años, tenía un hermoso perro chihuahua, la mascota con que jugaba toda la tarde. En ese tiempo, un día lo miraba tomar agua de su plato...y al ver cómo sacaba su lengua con tanta rapidez, confieso que me fui imaginando qué se sentiría si pasara su lengua así por mi entrepierna. Era una niña y nunca me atreví a poner a mi perrito a hacerme eso. Pero cuando recuerdo que pensaba eso...todavía hoy me excito."
Heydi. 26 años. Santiago de Chile. "Pienso que mi fantasía es la fantasía de muchas. Según me han contado algunas amistades. Ser violada. Pero por supuesto, que no es la violación delictiva tradicional. Una siempre se imagina a un hombre apuesto, atractivo, fuerte, que te quita las ropa y te la desprende a la fuerza y que una se resiste...pero con ganas de dejarse penetrar por todos lados. Me fascina pensar que ocurre en una calle solitaria, en un callejón, en plena noche. Obvio, que sólo deseo mantener eso a nivel de fantasía."
Cristina. 31años. Buenos Aires. Argentina. "Cuando tenía 25 años, tuve una relación sexual con dos hombres. Ambos eran compañeros de estudio. Los dos chicos se la pasaban con esa propuesta indecente, insitían a cada instante que tenían la oportunidad. Yo me molestaba mucho, al principio era una ofensa, no era pareja de ninguno de ellos, pero le gustaba a ambos. Luego, confieso que hasta llegué a masturbarme pensando en esa idea loca. Y busqué la manera de que sucediera. Formamos un grupo para realizar una tarea de nuestros estudios. Y al ir a la casa de uno de ellos, una tarde, sabía que iban a proponer lo mismo. Ese día fuí con mala intención. Lleve una falda corta y no usé bragas o pantaleta. Varias veces simulé que se me que buscaba algo que se me había caído al piso...y le mostraba parte de mis nalgas para excitarlos. Ya saben cómo terminó la historia. En verdad quería sentirme poseída por dos hombres. Sentirse puta...bien puta por unos minutos fue lo máximo. Pero sé que no es bueno traspasar esas fronteras."
Mariana. 23 años. Lima. Perú. "Mi mayor curiosidad siempre ha sido tener sexo con otra mujer. No es una inclinación homosexual, no creo. Me gustan los chicos. Pero como esta encuesta es sobre las fantasías, digo la que gustaría vivir, por lo menos en la que más he pensado. Cuando un hombre me hace el sexo oral y prueba mis líquidos y lo veo excitado, pienso que es que eso debe saber rico...y me gustaría probar a una mujer allí abajo y acariciarle los senos y los pezones. Esa es mi fantasía: acostarme con otra chica y que disfrutemos libremente de nuestros cuerpos."
Patricia. 27 años. Bogotá.Colombia. " Mi fantasía es que me haga el amor un hombre en la primera noche en que lo conozca. Que sea sólo atracción. Un encuentro casual y ya. Que no sepa su nombre, no qué hace, ni de dónde viene. Nada. Sólo que sienta que quiere hacerme suya, que sienta que le atraigo. Y claro que a mí me guste también. Que sólo crucemos unas palabras y que me pida sexo de una buena vez. Eso sí, no saber más nunca de él. Esa idea me fascina, me excita, me vuelve loca sólo pensarlo. No sé si me atrevería...una nunca sabe:"

Esos han sido unos cuantos relatos de fantasías sexuales, quizás comunes, pero todos sabemos que en la oscuridad de la mente humana, existe una chispa que quiere convertirse en llama, que sólo falta oxígeno para que la candela asuma fuerza. Todos sabemos que la mayoría de las fantasías aparecen en determinado momento, generalmente en la soledad de la cama...y sabemos que muchas veces esa fantasía se cumple...también en la cama, pero no tan en soledad. Si tienes miedo...trata de vencerlo. Pero nunca conviertas fantasías en pesadillas, un consejo.



Comentarios y sugerencias: luisalbertplus@hotmail.com y ahora puedes visitar http://cuentosdepurapielplus.blogspot.com/ una versión más atrevida!!!

1 comentario: